mi primer hámster

Razones por las que tu hámster podría morir

Todos esperamos que nuestros hámsters mueran pacíficamente mientras duermen debido a que la vejez ha vivido una vida feliz y saludable. Y, para la mayoría de los hámsters, este suele ser el caso; sin embargo, los hámsters no son invencibles, y es importante que conozcas los tipos de enfermedades a las que tu hámster también puede volverse susceptible.

alimentación misterhamster

Algunos hámsteres mueren debido a enfermedades como abscesos, infecciones respiratorias y cola mojada. Todas estas dolencias son tratables si se detectan a tiempo y siempre que su hámster sea lo suficientemente fuerte para recuperarse, ya que no hacerlo podría provocar su muerte.

Aquí echamos un vistazo a los diferentes tipos de enfermedades que afectan a los hámsters, las formas en que su hámster puede hacerse daño y las mejores formas de ayudar a su hámster a vivir más tiempo.

Dolencias comunes del hámster

Los hámsteres domésticos, en comparación con sus ancestros salvajes, viven una vida bastante protegida. No están expuestos a la intemperie, no tienen que arriesgarse para recolectar alimentos y tener acogedoras casas prefabricadas en las que relajarse.

Dicho esto, incluso los hámsteres domésticos pueden enfermarse a través de una infección bacteriana, viral o fúngica. Y, cuando no se tratan, y a veces incluso con la mejor intervención veterinaria, estas enfermedades pueden resultar fatales.

Infecciones bacterianas de hámster

Los abscesos: pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo de tu hámster y son increíblemente dolorosos de soportar. Se forman a través de cortes o raspaduras en la piel y también pueden ocurrir en las bolsas de las mejillas, cuando el material alimenticio grueso raspa el revestimiento de la boca. Sin embargo, lo bueno de un absceso es que es visible y estos bultos y protuberancias duros o blandos pueden remediarse si se detectan a tiempo.

Un absceso es una infección bacteriana que debe ser drenada y tratada por su veterinario con antibióticos. Pero no tratarlo de inmediato podría significar que la bacteria se filtre en su torrente sanguíneo, causando que su hámster muera de bacteriemia.

La cola húmeda es otro tipo de infección bacteriana de hámster que también se conoce como ileítis proliferativa. La cola húmeda se puede contraer cuando su hámster entra en contacto con la bacteria «Lawsonia intracellularis» que se encuentra en las heces. Puede incubarse a través de fuentes de agua y alimentos contaminados, pero solo se convierte en una amenaza cuando el sistema inmunológico de un hámster está disminuido.

El estrés es a menudo el factor principal en esto, y cualquier cosa, desde cambios ambientales hasta enfermedades, ajustes en la dieta, un hábitat sucio o incluso viajes, puede tener serias implicaciones. Los hámsteres afectados pueden morir muy rápidamente, mostrando signos como diarrea, letargo, pérdida de apetito y un pelaje despeinado.

Infecciones virales de hámster

Los hámsteres pueden contraer tos y resfriados al igual que los humanos, pero ¿sabías que la forma más común en que un hámster puede contraer un resfriado es a través de la interacción con nosotros o con otros hámsteres que albergan el virus?

Mientras que un resfriado para nosotros puede ser un inconveniente, para su hámster, si no se trata, un simple resfriado puede convertirse en una infección respiratoria grave, neumonía e incluso provocar la muerte.

Estornudos constantes, sibilancias, ojos llorosos y dificultad para respirar son signos de que se requiere atención veterinaria inmediata.

Infecciones por hongos en hámster

El hongo crece cuando la humedad queda atrapada y el área no puede secarse. Por lo tanto, una jaula de hámster sucia puede ser propensa a desarrollar hongos.

Los hongos pueden ser mortales para un hámster, por lo que debes tener especial cuidado. El problema de hongos más común que pueden desarrollar los hámsteres es la tiña, que es un tipo de infección de la piel que se caracteriza por parches de calvicie, que generalmente comienzan en la cabeza y la cara. La tiña se puede propagar rápidamente, por lo que es importante que visite a su veterinario tan pronto como detecte la aparición de los síntomas.

Cómo ayudar a tu hámster a vivir más tiempo

Sabemos que nunca debes juzgar un libro por su portada y lo mismo puede decirse del humilde hámster. Porque aunque pueden parecer pequeños, dulces y discretos, pueden ser fuertes, robustos y feroces cuando sea necesario, y esto los coloca en una buena posición para combatir enfermedades y lesiones. Aquí hay algunos consejos importantes sobre cómo mejorar la vida útil de sus hámsters y mantenerlos felices, saludables y a salvo de daños.

  • Como la mayoría de las enfermedades de los hámsters son contagiosas, es realmente importante que si tienes más de un hámster enfermo en una jaula, los apartes en diferentes entornos para evitar el riesgo de que otros lo contraigan. Cuando tu hámster vuelva a estar sano, debes reintroducirlo lentamente.
  • Si usted mismo se siente mal, intente evitar manipular a su hámster. Involucre a otros miembros de la familia en el cuidado de su hámster y siempre lávese bien las manos antes y después de manipularlos.
  • Mantenga a su hámster en una habitación que esté bien ventilada pero que tenga una temperatura moderada. Los hámsteres son propensos a enfriarse , especialmente en invierno, ya que solo tienen una fina capa de pelaje, así que asegúrese de que estén alejados de las grietas y los alféizares de las ventanas, pero no presionados contra los radiadores por temor a sobrecalentarse.
  • Evite caminar mientras carga a su hámster, ya que podría haber una posibilidad de que se resbale, caiga o salte de su agarre. A los hámsters les gusta sentirse seguros, así que sosténgalos firmemente mientras están sentados en una silla para que se sientan acomodados en sus manos.
  • Asegúrate de limpiar a tu hámster con regularidad para evitar que se produzcan infecciones por hongos. No es necesario que haga una limpieza completa de la jaula cada semana, siempre que limpie el área del baño cada pocos días.
  • Proporcione abundante comida nutritiva y reponga el agua de su hámster diariamente para que esté bien alimentado e hidratado. También es una buena forma de vigilar si están comiendo y bebiendo con regularidad o si hay un cambio o pérdida de apetito.
  • Manipular a su hámster a diario puede ayudarlo a alertarlo sobre cualquier cambio en el comportamiento o la apariencia física y le permite buscar asistencia veterinaria rápidamente si es necesario.

Conclusión

Por mucho que nos gustaría que nuestros hámsters se quedaran con nosotros para siempre, estas lindas bolas de piel tienen una vida útil limitada. Las enfermedades y los accidentes pueden acortar el tiempo que pasan juntos, por lo que es importante que, como dueños de mascotas responsables, hagamos todo lo posible para estar atento a los posibles signos y síntomas que podrían causarle daño a nuestro hámster. Vive todos los días con tu hámster como si fuera el último y aprecia cada momento juntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es Spanish
X