como bañar tu hamster

¿Puedes Bañar A Un Hámster? ¿Qué Alternativas Tenemos?

¿Puedes Bañar A Un Hámster? ¿Qué Alternativas Tenemos?


Los hámsters son animales muy limpios, por lo que bañarlos con demasiada frecuencia puede resultar inútil o incluso perjudicial para la salud del pequeño roedor.

Eso sí, para mantener la correcta limpieza del pelaje y del cuerpo, la mascota debe tener disponible un espacio adecuado en el que pueda encontrar lo que necesita para una correcta limpieza. Por lo general, los hámsteres no tienen olores particulares o irritantes, pero necesariamente deben tener a su disposición los medios que les permitan mantener una adecuada higiene personal.

Todas las mañanas, el hámster tiene por costumbre realizar una limpieza personal muy profunda, apareciendo desde primeras horas de la mañana con un peinado que pondría celosa a una supermodelo.

Lavar al hámster en agua pondría en riesgo su salud.

Las bacterias y los virus pueden infectar a nuestro amigo, creando también serios problemas para el pequeño roedor.

Se recomienda un buen mantenimiento y limpieza de la jaula

Para ayudarlo a limpiar, es importante proporcionarle un lugar lo suficientemente grande para que pueda moverse libremente y también es necesario limpiar la jaula con mucha frecuencia, cambiando el fondo todos los días o como máximo cada 2 días.

La jaula del hámster debe por tanto mantenerse limpia y ordenada para mantener un buen estado de salud y bienestar de nuestro pequeño amigo.

El fondo de la jaula debe cambiarse por completo cada 15 días, pero debe limpiarse todos los días con el rastrillo especial para eliminar heces, restos de comida y suciedad diversa.

Elegir una arena que absorba perfectamente la orina de los hámsteres hace que la arena dure más, pero aún así es recomendable cambiarla por completo cada dos semanas.

En la guarida de roedores, coloque heno vendido específicamente para roedores y ya desinfectado de insectos y parásitos. Hay que cambiar el heno cada 4 días y limpiar la casa.

como enseñar a mi hamster hacer sus necesidades

Coloque un recipiente lo suficientemente grande en la jaula para contener la arena de chinchilla en la que el hámster rodará para limpiar su pelaje y deshacerse de los parásitos.

Todos los objetos dentro de la jaula deben ser lavados e higienizados, la rueda, los túneles y cualquier accesorio deben limpiarse frecuentemente lavándolos con agua caliente y detergente.

Se recomienda enjuagar bien y dejar secar antes de volver a ponerlo en la jaula del hámster.

Es importante no utilizar detergentes de olor fuerte para no molestar al roedor.

En este sentido, puedes sumergir los objetos de plástico en una infusión de manzanilla, dejando así un ligero aroma que perfumará la casa de nuestro pequeño amigo y su pelaje.

¿Es posible lavar al hámster sin usar agua?

No solo puedes, sino que debes lavar a tu hámster sin usar agua. Bañar a tu hámster lo expone a muchos peligros y enfermedades.

Una sola bocanada de aire podría causarte problemas de salud muy graves.

Por lo tanto, el lavado con agua solo debe usarse en los casos en que el hámster tenga material adherido al pelaje.

Suele ocurrir por accidentes «domésticos», y solo en estos casos es necesario lavar al hámster con agua tibia, teniendo cuidado de cerrar puertas y ventanas para protegerlo de las corrientes de aire.

Se puede usar arena de chinchilla

Para la limpieza diaria, sin embargo, no se necesita agua, basta con colocar una bandeja de material rígido como plástico o vidrio en la jaula del hámster en la que se verterá arena de chinchilla.

Esta particular arena es una auténtica panacea para los pequeños roedores que se revolcan en ella para limpiar y pulir su pelaje.

El hámster también consigue librarse de los parásitos que acechan en su pelaje, además de divertirse como niños revolcándose en la arena fina.

El cuenco debe ser lo suficientemente ancho para permitir el movimiento del hámster, que debe poder rodar y retorcerse libremente para obtener un resultado óptimo.

Para los más pequeños recomendamos una bandeja de al menos 25×20 cm y para las especies más grandes de 35×25 cm las medidas son indicativas y la bandeja también puede ser redonda u ovalada, no obstante se debe procurar dejar el espacio adecuado.

Los bordes de la bandeja deben ser altos para evitar que la arena se escape durante el «lavado».

Se prefiere el recipiente de vidrio ya que la transparencia le permite ver el interior mientras observa al hámster y limpia la arena. Además, el vidrio es más fácil de limpiar y desinfectar.

Por otro lado, la bandeja de plástico duro también es fácilmente lavable, resistente pero no transparente y es más fácilmente reversible que el cristal por la diferencia de peso.

Sea cual sea la elección del contenedor, también en relación con el espacio y la forma de la jaula, es importante que esté siempre a disposición del hámster, comprobando que la arena del interior sea suficiente y siempre limpia.

Colocar el arenero de chinchilla alejado del comedero y bebedero evita que estos caigan en su interior, dejándolo sucio aunque la comida sea transportada fácilmente por el propio hámster.

Revisa todos los días y elimina los restos de comida, sobre todo si son frescos, para evitar que se pudran, dando vida a colonias de bacterias dañinas para el pequeño roedor, así como olores desagradables para los humanos.

Entonces, ¿qué es la arena de baño de hámster?

La arena de chinchilla es fundamental para que el hámster realice un auténtico baño de arena que lo deje limpio y su pelaje brillante y peinado.

Los hámsteres, revolcándose en la arena, son capaces de limpiar y peinar su pelaje y subpelo sin poner en peligro su salud.

La arena actúa como un peine y es capaz de limpiar hilo a hilo incluso en las partes más difíciles de alcanzar.

La arena es una mezcla de granos y minerales que se encuentra fácilmente en el mercado, pero es recomendable no escatimar en la compra de este importante accesorio, ya que se corre el riesgo de encontrar material de baja calidad.

Enfermedades digestivas del hámster

De hecho, algunas mezclas se crean sin atención especial y pueden causar problemas respiratorios al hámster.

Comprando un tipo de arena para chinchillas de buena calidad, te asegurarás de tener siempre un hámster limpio, reluciente y, sobre todo, en excelente estado de salud.

Como se describió anteriormente, la tina que contiene la arena de lavado para hámster siempre debe ser lo suficientemente grande como para permitir que el hámster se revuelque en ella como le plazca.

Ya sea de plástico, terracota o vidrio, da igual, aunque la transparencia del material ayude a comprobar la limpieza de la propia arena.

Lo importante es que sea estable y no se incline, ya que debe proporcionar una base segura para que el hámster se mueva y evite el riesgo de caerse en la arena.

El hámster realiza baños secos por sí solo, pero se puede realizar un ligero masaje para ayudar con las operaciones diarias de aseo.

Para ello, solo espera a que el hámster entre en la bandeja y realice sus operaciones de rodar por sí solo, luego puedes proceder tomando una pizca de arena con las manos y vertiéndola sobre su lomo.

En este punto realizamos un ligero masaje que no debe molestar al hámster aunque se mueva, pero es útil para dejar que la arena penetre en el pelaje, limpiando al pequeño roedor.

El masaje no debe durar mucho, para no estresar al hámster, en el baño de arena encuentra no solo un lugar donde puede cuidar su higiene personal en cuanto a cabello y uñas, sino también un lugar para relajarse y jugar un poco… en completa tranquilidad.

Así que dejemos que disfrute de su baño.

Gastar un poco más para comprar arena de buena calidad no tiene por qué asustarte.

Tal bolsa de buen material puede durar mucho tiempo si observa los procedimientos normales de limpieza diaria para la arena para chinchillas.

Para limpiarlo, existen herramientas especiales para filtrar o simplemente puedes comprar en cualquier supermercado un colador de los que se usan para tamizar harinas o para espolvorear azúcar glas sobre caramelos.

Mediante esta sencilla y económica herramienta, la arena sucia se traslada a otro recipiente, filtrando los restos de comida, pelo, arena y suciedades diversas que se hayan depositado en el interior de la arena.

Realizar esta operación todos los días prolongará la duración de la arena que podrá cambiarse completamente a los 15/30 días.

¿Cómo limpiar el pelaje de un hámster sin usar agua y arena?

El hámster como decíamos no debe lavarse con agua a no ser que sea absolutamente necesario, su limpieza diaria se realiza a través de la arena de chinchilla, pero ¿cómo realizar una limpieza alternativa de hámster?

Hay una manera, aunque requiere un poco de práctica, no por la dificultad del producto, sino porque a los hámsters no les gusta estar quietos, especialmente si están sujetos.

La limpieza sin agua ni arena se puede hacer con un champú en polvo y luego secar.

Para hacer esto, debe comprar un champú de buena calidad especialmente diseñado para pequeños roedores.

Una vez adquirido el producto, deberás colocar al hámster en un recipiente que puede ser una cesta con una almohada cómoda para que descanse el hámster o una bandeja con bordes altos.

Luego, con una mano, agarra suavemente al hámster por los lados de su cuerpo y vierte una pequeña cantidad de polvo en su espalda.

En este punto se pasa el pelo con un peine animal de púas finas, pasándolo tanto en el sentido del pelo como en sentido contrario para una limpieza a fondo.

Es importante tener cuidado de no enviar polvo a los ojos del hámster, evita con cuidado el área.

Después del primer paso, pasas al segundo, girando al hámster de lado para limpiar el pelo y el cuerpo en cada punto.

El método es siempre el mismo, se aplica una ligera capa de champú seco sobre el pelo del roedor y se procede a peinar el cuerpo en sentido contrario y derecho. El peine de hierro de dientes gruesos no debe presionarse sobre el cuerpo del animal, que se lesionaría fácilmente, sino que debe pasarse suavemente sobre la superficie.

El secreto para mantener a tu hámster inmóvil sin que se mueva durante la limpieza y corra el riesgo de lesionarse es agarrarlo por la parte posterior de la cabeza, como se hace con los gatos, perros y madrigueras de animales.

Este agarre desencadena un reflejo que pone al animal en un estado de calma, recordando el agarre de la madre con el bebé. Para que pueda proceder con seguridad.

El hámster es un animal que en la naturaleza cava túneles en la tierra y por eso sus uñas crecen rápidamente si no se usan, para solucionar este problema inserta en la jaula una lima de uñas de cartón, de las que usan las personas.

Al colocarlo a modo de pasarela, el hámster se rascará las uñas a su paso, manteniéndolas perfectamente limadas y limpias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es Spanish
X