hamster rueda

¿Por qué mi hámster no utiliza la rueda?

Hámster Rueda

Una de las actividades favoritas de los hámsters es, sin duda, el uso de la rueda. Les mantiene activos no sólo físicamente, sino también mentalmente, y es un gran ejercicio para fomentar la buena salud de este pequeño roedor.

Sin embargo, algunos hámsters dejan de correr en su rueda de un momento a otro, y otros siempre las han evitado por completo. Es entonces cuando se plantea la cuestión de los acompañantes humanos de estos animales. ¿Por qué mi hámster no utiliza la rueda? Mientras que sus otros comportamientos parecen normales a su alrededor. Siga leyendo y descubra la posible razón:

Tu hámster es viejo

Has cuidado tan bien a tu mascota que ha llegado a una edad madura. Y atravesar esa puerta representa los mismos cambios para los hámsters que para los humanos. Con la llegada de la vejez llegan los problemas físicos.

Su mascota ya no es tan activa como antes, ni está en las mismas condiciones físicas. Por ejemplo, la artritis es una enfermedad muy típica en los hámsters de edad avanzada. Lo que significa que si tu mascota tiene esta enfermedad en alguna de sus articulaciones, puede ser incómodo e incluso doloroso correr sobre la rueda.

Si su hámster es mayor y deja de usar la rueda, lo mejor es acudir a un veterinario para que descarte enfermedades asociadas a la artritis y le recomiende una dieta que le aleje de una posible obesidad.

Tamaño de la rueda

Una de las razones más comunes por las que los hámsters dejan de usar las ruedas es porque han crecido demasiado. Les resulta incómodo y, en algunos casos, incluso doloroso porque tienen que arquear demasiado la espalda para realizar cualquier movimiento, por lo que los evitan por completo. Es importante que cuando su mascota utilice la rueda, su espalda esté completamente recta, si se arquea puede causar graves problemas de espalda.

Si tu hámster es muy activo y esto ocurre, la solución sería comprar una nueva rueda adecuada a su tamaño. Es mejor elegir la más grande para la especie de tu hámster, sobre todo cuando el animal es pequeño y no sabes cuánto puede crecer (siempre será más seguro tener una rueda grande que una pequeña y lo mejor es que en el futuro no tendrás que comprar otra). La otra solución sería llevarle a jugar a un jardín controlado donde pueda hacer ejercicio.

El diseño de la rueda

Tal vez a tu hámster no le guste mucho la rueda que le has comprado (sí, a los animales también les gusta), puede que la rueda no gire como a él le gusta más o que el material le parezca incómodo. Por ejemplo, la rueda de barras puede presentar problemas de garras y aumentar la posibilidad de que su mascota se disloque o rompa alguna de las extremidades, y también puede ocurrir que no pueda moverla, por lo que tarde o temprano dejará de intentar rodar sobre ella.

Los ideales y los que más gustan a los hámsters son los de plástico o madera con suelo sólido. Si en tu caso tienes una rueda barrada, una solución casera que puedes aplicar es pegar un cartón rugoso por toda la rueda, con aspecto de suelo liso pero no resbaladizo. Si tienes el dinero, intenta comprar un par de ruedas de diferentes diseños para que tu hámster esté más entretenido. Recuerda cortar bien las garras de tu mascota para que, con menos razón, atraviese la superficie de la rueda.

Una rueda escandalosa

Una de las razones menos comunes que pueden ocurrir es que la rueda se vuelve muy escandalosa cada vez que se activa. En primer lugar, debes asegurarte de que ruede suavemente y sin ser atropellado y, sobre todo, que no haga ruido, ya que para algunos hámsters suele ser bastante desagradable y más aún si son del tipo nervioso.

Prueba a aplicar unas gotas de aceite de oliva para ver si la lubricación deja de hacer ruido y si no es así, puede que tengas que cambiar a una rueda más silenciosa.

No le gusta hacer ejercicio

Tal vez su hámster sea simplemente un poco perezoso y no le guste el ejercicio. Esto ocurre en muchos casos y más aún si el animal es mayor porque se cansa todo el día y prefiere dormir y comer.

Esto no es extraño, de hecho, hay muchos casos en los que el hámster apenas toca su rueda. Intenta descifrar el carácter de tu mascota, recuerda que no todos los hámsters tienen la misma personalidad, algunos son más activos, otros más sedentarios.

La rueda no es la única opción

No importa que tenga el mejor diseño, que sea la rueda más silenciosa y cómoda del mundo. Puede que a tu hámster simplemente no le guste su rueda… Y no es algo personal contra la que has adquirido para él, es que no le gusta ninguna rueda. Si este es el caso, no insistas en que la use, prueba otras opciones como trepar a los árboles o a las torres de juego.

En cambio, hay otros hámsters que prefieren un ejercicio más orgánico, es decir, pasear libremente por la casa, subir y bajar las escaleras, correr por la cama y saltar sobre las almohadas. Deja que tu mascota experimente en su propia casa, eso sí, mantén tu atención sobre él, es pequeño y puede pasar desapercibido.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué mi hámster no usa la rueda, te recomendamos que entres en nuestra categoría de blog.

En Mister Hamster tenemos toda la información que necesitas sobre el mundo de los hámsters y en especial para tus Hámster Bebé. Si quieres seguir leyendo información útil sobre los roedores, ¡echa un vistazo a nuestros artículos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es Spanish
X